CEA

 

CEA

VILLA DE CEA SAHELICES DEL RIO BUSTILLO DE CEA SAN PEDRO VALDERADUEY

RUTA 15

RUTA 16

   
 

La villa de Cea

Presentación. La villa está situada sobre las lomas que se elevan en la margen izquierda del Río Cea, sobre las que se alzan los restos de la torre y de la muralla de su castillo, punto de referencia en toda la comarca. Hablar de esta villa siempre resulta sugestivo histórica y geográficamente. Se ha especulado con la posibilidad de que fuera en época prerromana la capital del pueblo vacceo, pero hay dudas: lo que si hubo fue un asentamiento vacceo en el lugar conocido como "El Castro". Junto a éste estuvo ubicada la Judería, una de las más sobresalientes de la Ribera del Cea, que quedó deshabitada a raíz de la expulsión de los judíos en el s. XV, por orden de los Reyes Católicos.

Alt.: 852 m. Long.: 5º01 Oeste. Lat.: 42º27’ Norte

La villa de Cea y su castillo a vuelo de Milano real.

Una vuelta por el casco. La villa alberga a 283 habitantes y en nuestra llegada lo primero que vemos son los restos de su castillo, desde el que tenemos una hermosa vista. Éste fue levantado entre los años 866 y 879, de su muralla y de su foso queda algún resto. Lo que aún permanece es el Torreón, levantado en el s. XV que tuvo una altura de 3 pisos, con habitaciones.

De las siete iglesias que llegó a tener en el s. XVI aún podemos contemplar la de "Santa María", renovada en el s. XX, y la Ermita de "San Martín", que alberga la imagen de la "Virgen del Carmen". Sus respectivos retablos han sufrido diversos avatares: el de Santa María fue robado, mientras que el de San Martín fue "restaurado", más bien pintado, por el mayordomo encargado de la vigilancia de la iglesia

¡Nos vamos al Río!. Saliendo de la villa en dirección a Bustillo de Cea, junto al silo y sus nidos de cigueñas, encontramos un precioso puente medieval, reconstruido en 1638 por Pedro Cayón, sus oficiales y obreros, y con arreglos posteriores (s. XVIII). Es de sillería, con 8 bóvedas de cañón, y por el cruzaba el Río el "Antiguo Camino a Sahagún", que ya en el s. XII era muy transitado. Tras cruzarlo, nos topamos con el Molino de agua, actualmente una acogedora vivienda, que dejó de moler en los años 60’ con la llegada del molino eléctrico, que, además de hacerlo más rápido, no dependía para su funcionamiento de la caprichosa voluntad del Tiempo, pudiendo moler igualmente en los meses de sequía.

Puente medieval sobre el Río en la villa de Cea.

Si retrocedemos hacia el puente y, sin cruzarlo, torcemos a nuestra izquierda y remontamos el Río, llegamos, en compañía del susurro del Cea, a la base del castillo, donde encontramos los nidos de los aviones zapadores, aves migradoras que año tras año vienen desde África para criar en este lugar, como si de una cita histórica se tratase. En este lugar, buena zona de pesca, nos podemos refrescar tranquilamente en el Río mientras nuestra mente viaja a través de los siglos imaginándose lo que hubo hace 1.000 años, época en la que el Castillo estaba en pleno funcionamiento ó 2.500 años antes, cuando los Vacceos anduvieron por aquí. Si volvemos al puente, del otro lado está la zona conocida como "La Parba", donde el Río realiza un gran meandro (curva), que es una tradicional zona de baño.